Fotografía Histórica > Cehiform
CEHIFORM
Fotografías Cehiform

fotografia

Publicaciones

fotografia
Fotografía en la Región de Murcia

fotografia
Tarjeta postal en la Región de Murcia

fotografia
Frances Catalá Roca (Región de Murcia, 1961-1968)

fotografia
Jean Dieuzaide

fotografia
Colección: Fotografos de la Región de Murcia

  Después del éxito conseguido con la primera presentación de la exposición en torno a la historia de la fotografía murciana, “La imagen rescatada”, se pregunta  desde diferentes ámbitos, cual sería el futuro de toda esa labor de investigación, sin conocerse que desde poco antes, ya se estaban dando los primeros pasos para crear un centro en donde poder conservar todo este acervo fotográfico. La exposición ideada por Isabel Tejeda, y realizada por Díaz Burgos, fue el detonante de toda esta “movilización”.  Al poco se le encarga directamente a él que comience a dar los primeros pasos para la consecución de este objetivo. Y con la inestimable ayuda de su amigo, y excelente foto-historiador Publio López Mondéjar, presenta un borrador para la creación de ese centro. El martes 27 de noviembre de 2001, aparece en el Boletín Oficial de la Región de Murcia la orden número 11950 con fecha de 16 de noviembre con todas las disposiciones de la Consejería de Turismo y Cultura, para la creación del Centro Histórico Fotográfico de la Región de Murcia, CEHIFORM, conteniendo básicamente toda la estructura del borrador presentado anteriormente por Díaz Burgos.

A partir de esa fecha, y contando con la sensibilidad y determinación por parte del entonces Consejero de Cultura y Turismo, D. Juan Antonio Megías García, y la Directora General de Cultura, Doña Lourdes Avellá, establecen que dicho Centro debería de ubicarse en la ciudad de Cartagena, y que su responsable sería el propio Díaz Burgos. El primer paso consiste en buscar el espacio adecuado.  Y sería el último piso del Palacio de Aguirre, el sitio elegido. Este espacio se encontraba recién restaurado, pero absolutamente vacío. Comienza esta aventura y reto, con las ideas muy claras de lo que desea, pero con pocas ayudas  económicas. Esto no es inconveniente alguno para que Díaz Burgos emprenda un camino absolutamente nuevo en esta Región. Desde ese momento, dedica a este objetivo, tiempo, trabajo y todo el amor y pasión del mundo, para hacer de este centro una referencia a nivel nacional e internacional. Él se encarga de darle sentido a este Centro. Desde el primer objeto que entra, hasta el diseño de los muebles del laboratorio. Sienta las bases en torno al tratamiento técnico de los diferentes objetos fotográficos que el Centro adquiere. Al poco tiempo gestiona para el patrimonio regional, archivos tan importantes de nuestra tierra que estaban olvidados, o lo que es peor, ignorados. En cuestión de menos de dos años de la creación de este Centro, y aún a pesar del bajísimo presupuesto con el que disponía, se adquieren los archivos históricos de los fotógrafos José Casaú, y el perteneciente al gran descubrimiento para la fotografía histórica murciana, el totanero, Fernando Navarro, así como el del estudio cartagenero, Martínez Blaya. Recorre pueblo a pueblo en busca de fotógrafos y fotos, imprime miles de fotos inéditas, y en poco tiempo hace un patrimonio en material de negativos y copias originales, importantísimo. Investiga, publica y expone a seis autores nacidos, o residentes en la región, a través de la colección “Biblioteca de fotógrafos de la Región de Murcia” en colaboración con la CAM, con costo mínimo para las arcas públicas. Lleva exposiciones producidas por el Cehiform por toda la región, así como  a diferentes ciudades españolas. Asesora en materia de conservación a diferentes asociaciones e instituciones culturales, públicas y privadas. Investiga y trabaja en la obra producida por los grandes maestros de la fotografía que tuvieron en algún momento de su vida un trato especial con esta región, y en concreto, las obras pertenecientes a dos de los grandes profesionales de la fotografía internacional, Francesc Catalá-Roca y el francés, Jean Dieuzaide. Publica y expone igualmente diferentes trabajos en torno a la historia de la postal en su región, o al recuerdo y memoria de la mujer murciana en el siglo XIX. Es importante señalar que su trabajo se centra en la pura investigación por sacar y dar a conocer a los desconocidos, trabajos en donde la labor es ardua y lenta, pero sumamente gratificante, no hay nada más que ver sus resultados. Trabajos todos que aportaron un importantísimo conocimiento de la fotografía regional murciana, y lo que es más importante, la concienciación por la conservación de todos estos documentos fotográficos.

Cuenta con la ayuda de un técnico, a lo máximo dos dependiendo de los presupuestos del año, y la colaboración puntual y periódica de algunos alumnos en practicas. Impulsa el nombre del Centro al exterior y lo proyecta como un ejemplo a seguir por diferentes comunidades españolas, siendo un referente en la fotografía conservacionista de este país, así como de otros países latinoamericanos. Participa en Jornadas y Congresos de Conservación como ponente, presentando al CEHIFORM, en las Jornadas celebradas por la Universidad de Castilla la Mancha en Ciudad Real, en el Congreso de historia de la fotografía en Zarautz, organizado por el Photomuseum, y en el Taller sobre preservación de fondos fotográficos impartido en Tuxla Gutiérrez y San Cristóbal de las Casas, en el estado de Chiapas, México.

Durante todo este tiempo, y en diferentes etapas cuenta con el apoyo de sus más directos responsables, los Consejeros Juan Antonio Megias, y Medina Precioso, los Directores Generales, Lourdes Avellá y Fernando Armario, así como el director del Arhivo Regional de Murcia, Rafael Fresneda, y en especial, de Isabel Tejeda y Rosa Miñano. Con todos mantuvo una relación de respeto, cercana y en algunos casos, entrañable.

Participa desde su inicio en la puesta en marcha de lo que iba a ser la construcción del nuevo local donde albergaría definitivamente al CEHIFORM, para ello colabora con el arquitecto responsable del mismo, Félix Santiuste, informándole de las dependencias y espacios necesarios. El resultado es un proyecto precioso, con un trabajo impecable y excelente de dicho arquitecto, a realizar en una de las alas de la Casa del Niño de Cartagena. Un proyecto envidiable, y que hubiera sido orgullo de esta región, y en especial, de Díaz Burgos.    

  

Un día de Julio de 2007 a su llegada a Madrid procedente de México, recibe una llamada telefónica al bajar del avión, de su compañero y técnico del centro Juan Carlos Campoy, comunicándole que estaba despedido, y literalmente, le solicita por encargo de la “nueva dirección” comunique lo antes que pueda, cuando entregará las llaves del Centro. De esta manera, valiente y caballerosa, y sin que a día de hoy, nadie a nivel oficial le haya dado explicación alguna, el nuevo Consejero pagó toda la labor que este hombre realizó en torno a la conservación, y dignificación de la fotografía regional de Murcia. 

La prensa se hace eco de su despido, y Díaz Burgos hace público que su destitución obedece a una cuestión de puro amiguismo de la Consejería con la persona que intuye entrará a ocupar su puesto, dando su nombre en ese momento. Dicha Consejería niega en un principio dicha declaración, argumentando que se encuentran buscando la persona con perfil adecuado.

No pasaron más de tres días cuando es nombrado el nuevo responsable, y “casualmente “ Díaz Burgos acierta de pleno en el “difícil” pronóstico.

No hemos tenido que esperar mucho para que el tiempo haya dejado a cada uno en su lugar y desde luego, ahora podríamos dar la razón y felicitar al señor Consejero, porque sin duda, dio de pleno, cuando en la presentación del nuevo responsable que sustituía a Díaz Burgos, aventuraba públicamente que el Centro iba a cambiar 180º. Desde luego que no se equivocó en lo más mínimo.

 A fecha de hoy, desgraciadamente el CEHIFORM se encuentra cerrado cerca ya de dos años, sus fondos y toda su labor olvidada en alguna dependencia del Archivo Regional en Murcia, y nunca lo olvidemos, fuera del lugar en donde se había creado, Cartagena. Y la construcción del nuevo centro, no solo paralizada, sino también, con el deseo de poner a la venta la Casa del Niño, local en donde se pensaba instalar el centro.

 

Pero nadie va a quitar a la historia lo que a la misma le pertenece; la verdad. Y esa es que Díaz Burgos, creó, potenció y dignificó el Centro Histórico Fotográfico de la Región de Murcia, CEHIFORM.